Servicios de salud mental a través de una pantalla

Servicios de salud mental a traves de una pantalla

La crisis del COVID-19 creó problemas de salud mental entre personas previamente sanas y empeoró las condiciones de quienes ya los tenían. Este desafío no es nuevo para América Latina y el Caribe, ya que los trastornos mentales son una de las cinco principales causas de “años de vida ajustados por discapacidad” (AVAD) en la región. Incluso a nivel mundial, la Organización Mundial de la Salud realizó un estudio en 130 países entre junio y agosto de 2022. La investigación se centró en cómo la prestación de servicios de salud mental, neurológicos y de uso de sustancias ha cambiado debido al COVID -19. Los resultados indicaron que, por ejemplo, más del 60% de los encuestados experimentaron interrupciones en los servicios de salud mental para personas vulnerables, incluidos niños y adolescentes (72%), ancianos (70%) y mujeres que necesitan servicios prenatales o posnatales. natal (61%).

Las seis causas que agravaron los problemas de salud mental durante la pandemia son muertes entre familiares, condiciones crónicas entre quienes se han recuperado, estrés e incertidumbre, violencia doméstica, manejo crónico de cuidados, aislamiento social y disrupción educativa, entre muchas otras.

Debido a esto, la pandemia provocó, por ejemplo, un aumento espectacular, del 29% al 72%, la ansiedad de las mujeres embarazadas y posparto; y en todo el mundo, muchos profesionales de la salud sufre de ansiedad, depresión y agotamiento debido a la crisis. Dado que los servicios de salud en la región han luchado por incorporar intervenciones adecuadas de salud mental en sus sistemas de atención, es esencial explorar nuevos formatos para brindar respuestas sustantivas del sector de la salud en particular y de los servicios públicos en general en los próximos años.

Muchos proveedores y pacientes han recurrido a la tecnología para brindar y obtener servicios en beneficio de la salud mental. Las sesiones de terapia e incluso la meditación con zoom u otras plataformas de videollamadas son habituales en tiempos de cuarentena. Este cambio, nacido por necesidad, fue posible gracias a cambios regulatorios que permiten un mayor acceso. Durante la pandemia, la telemedicina brindó un puente hacia la atención y ahora ofrece la oportunidad de reinventar modelos de atención virtuales e híbridos (virtuales / presenciales) con el objetivo de mejorar el acceso, los resultados y la accesibilidad a la atención médica.

En junio de 2022, en Estados Unidos, el 60% de los diagnósticos tratados con telemedicina estaban relacionados con la salud mental. Los principales diagnósticos de salud mental tratados fueron el trastorno de ansiedad generalizada (28,3%), el trastorno depresivo mayor (23,6%) y los trastornos de adaptación (18,3%).

Si bien la telemedicina es generalmente aceptada por pacientes y médicos, presenta varios desafíos, especialmente en América Latina y el Caribe:

  1. Acceso limitado a Internet o dispositivos como teléfonos inteligentes, tabletas o computadoras,
  2. La falta de familiaridad con la tecnología puede ser un obstáculo potencial para algunos pacientes.
  3. Las visitas virtuales pueden no ser adecuadas para algunas personas, según el nivel de agudeza o la necesidad de un examen físico o pruebas de diagnóstico cara a cara.

En Honduras, Argentina, El Salvador, Uruguay y otros países, el Banco Interamericano de Desarrollo (BID) está trabajando para desarrollar o expandir la telemedicina para aumentar la cobertura y facilitar el acceso a especialistas.

  • Dentro Uruguay, hubo una reducción del 63% en las visitas ambulatorias (incluidas las urgentes y no urgentes). Se mejoró el acceso a los servicios de salud mental frente al COVID-19 a través de la asistencia telefónica. 200 psicólogos realizaron 2000 consultas al mes.
  • Dentro Brasil, se lanzó una plataforma de interoperabilidad de atención médica y se agregaron módulos de telemedicina y farmacia electrónica para facilitar 180.000 citas médicas.
  • Durante 2022, Argentina brindó más de 131,000 servicios de telemedicina, 7 veces la cantidad de servicios de telemedicina brindados durante 2022 (18,000).
  • Dentro El Salvador, están implementando el Proyecto ECHO para mejorar las capacidades del personal de primera línea para la nueva normalidad a través de tele-tutoría con el apoyo de la Universidad de la República de Uruguay, el único Super Hub en la región para el Proyecto ECHO.

Con la ansiedad y la incertidumbre en aumento durante más de un año debido a la pandemia, la cuarentena obligatoria ha provocado que muchas personas busquen profesionales de la salud mental a través de la telemedicina. Este podría ser el primer paso para brindar servicios de calidad, incrementar el acceso y reducir el estigma que aún genera la salud mental en la cultura latinoamericana.

¿Está interesado en medir qué tan preparada está su organización para implementar la telemedicina? Consulte esta herramienta de la Organización Panamericana de la Salud y el BID: COVID-19 y telemedicina.

La transformación digital es una de las rutas que el BID identifica en nuestra visión estratégica 2025 para la recuperación sostenible de América Latina y el Caribe. Obtenga más información en este video.

Artículos Relacionados

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Subir

Utilizamos cookies para asegurar que damos la mejor experiencia al usuario en nuestra web. Si sigues utilizando este sitio asumiremos que estás de acuerdo. Más Información