Medicamentos para la alergia - Boticaria García

1644439811 Medicamentos para la alergia Boticaria Garcia

Hay un amplio abanico de medicamento para la alergia. Anoche trató de explicarle a mi esposo por qué hay antihistamínicos que en el dan sueño y mi explicación concisa sobre la barrera hematoencefálica causó el mismo efecto sedante que media la caja de Polaramine. En realidad, como alérgico que más que importar las causas, importa las soluciones. Dado que la primavera está caliente en la prueba de alergia, en esta publicación discutiremos las soluciones y analizaremos los antihistamínicos disponibles para llevar a cabo más.

La histamina tiene varias funciones en el organismo. Uno de ellos, horrible, solo provoca picor de ojos, goteo nasal, enrojecimiento de la piel, etc. ante un proceso alérgico. Otra de sus funciones es la de actuar como neurotransmisor a nivel central (en el cerebro) manteniéndonos despiertos. Para llevar a cabo cualquiera de sus funciones, la histamina debe estar unida a unos receptores denominados H1.

Los antihistamínicos funcionan «entorpeciendo». Es decir, se unen a los receptores H1 de manera que cuando llega la histamina, el pobre está en el lugar donde se puede acoplar, como en el juego de las sillas, y por tanto no puede producir el picor, el desgarro y el resto de síntomas.

» En este artículo aprenderás:

Índice

    ¿Por qué usa medicamentos para la alergia?

    Porque, si la droga circula por la sangre hasta el cerebro, allí también se acopla a los receptores H1, impidiendo la unión de la histamina y por tanto su función de mantenernos despiertos. Por esta razón se produce somnolencia.

    ¿Qué antihistamínico tomo en función de mi plan?

    Si planeas quedarte en casa: Si el plan es que «no tienes plan», los antihistamínicos de primera generación pueden ser una opción. Al llegar al sistema nervioso central, puede entrar en ti una persona maravillosa y que, aunque mejoren tus síntomas, te quedes encorvado en el sofá como mi querido esposo. Ejemplos: Dexclorfeniramina (Polaramina), Hidroxicina (Atarax), Prometazina (Actitiol). El efecto sedante de estos fármacos es tal que algunos se utilizan precisamente para ello, como la Doxilamina (la famosa Dormidina).

    Si planeas estar en el mundo: Si tienes pensado salir, estudiar, conducir, trabajar o realizar cualquier tipo de actividad que requiera estar alerta, los antihistamínicos de segunda generación son tus aliados. Se conecta con el sistema nervioso central, pero en menor medida que los anteriores y, por tanto, prácticamente suizo. Los «típicos» son baratos: Cetirizina y Loratadina. Algo más cara es la Ebastina (Ebastel).

    Si tienes pensado estar en el mundo, pero con garantías: A pesar de lo que digo, lo que digo es que a mucha gente, los antihistamínicos de segunda generación les provocan sueño. Si no puedes jugar, nos fuimos a la Champions de los antihistamínicos: la tercera generación. Son los de la Monday, pero atentos. No son más efectivos que los anteriores, pero sus efectos secundarios se minimizan. Algunos ejemplos, como la desloratadina (Aerius) y la levocetirizina (Xazal), son realmente seguros contra la conducción. Su precio, en general, es superior a los de segunda, aunque hay genéricos de algunos de ellos.

    Si planeas, eres PLANAZO, e incluye unas cervezas: ¡Hay esperanza! Existen antihistamínicos como Desloratadina (Aerius) o Bilastina (Bilaxten) cuyo efecto no se potencia con el consumo de alcohol y, aun con moderación, como nos conocemos, se pueden tomar juntos sin problema.

    Si tu plan es el EMBARAZO y LACTANCIA: Como con cualquier otro médico, durante el embarazo se desaconseja el consumo de antihistamínicos (en este caso especialmente durante las primeras semanas). Sin embargo, en ocasiones «es posible dar solución» a las embarazadas, y, siempre bajo prescripción médica, se debe optar por la primera generación: Dexclorfeniramina (Polaramina). Sí, de los que dan sueño. Así de dura es la vida de la preñada.

    Durante la lactancia, muchos antihistamínicos de segunda generación carecen de estudios de excreción en leche, aunque el uso de Cetirizina y Loratadina parece seguro. También es importante consultar a un médico antes de su consumo.

    El consejo de la farmacia:

    Como hemos visto, existen notables diferencias entre los distintos medicamento para la alergia y, aunque muchos lo discoozcan, realmente hay antihistamínicos que no son compatibles con el alcohol. Puedes acudir a tu médico para consultarle si te conviene utilizarlos. En cuanto a la segunda generación, se encuentran disponibles algunos antihistamínicos publicitarios (Reactine -cetirizina-, Clarytine -loratadina-) para los que no se necesita prescripción médica. Jugar en la Champions League, ya que a muchas personas no les provoca somnolencia y puede ser una solución aceptable.

    [piopialo vcboxed=»1″]Hay antihistamínicos que no se pueden tomar «con una caña» en el sueño. ¿Sabes lo que son?[/piopialo]

    Fuentes:

    Rinitis alérgica. Resúmenes de conocimientos clínicos NICE (CKS), noviembre de 2012

    Popescu FD. Antihistamínicos H1 y conducción. Vida médica de J. 2008 julio-septiembre;1(3):262-8.

    López Sánchez, JD, Negro Álvarez JM. Antihistamínicos en embarazo y lactancia (2004).

    Artículos Relacionados

    Deja una respuesta

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

    Subir

    Utilizamos cookies para asegurar que damos la mejor experiencia al usuario en nuestra web. Si sigues utilizando este sitio asumiremos que estás de acuerdo. Más Información