FACUA mete la pata con las "mantequillas ilegales" de La Asturiana

FACUA mete la pata con las mantequillas ilegales de La

El martes recibí esta noticia de varias maneras. FACUA denunció públicamente en su web que 3 mantequillas de Central Lechera Asturiana no cumplían la normativa.

Antes de buscar la legislación me sorprendió mucho por dos motivos:

1. Es raro que una marca como Central Lechera Asturiana cometa un error de este calibre.
2. Es raro que nuestros sistemas de seguridad y control de alimentos hayan fallado en algo como esto.

No es imposible... pero fue raro.

» En este artículo aprenderás:

Índice

    El misterioso caso de la desaparecida Noticias FACUA

    Ayer por la tarde me puse a buscar información sobre el tema. La sorpresa fue que el enlace que debería llevarme a la web de Facua denunciando la retirada había desaparecido y redirigido a una noticia sobre radioaficionados. Busqué "mantequilla" en el buscador de Facua pero la noticia había desaparecido.

    Lo que encontré fue un tuit de Central Lechera Asturiana con esta aclaración.

    mantequilla de grifo

    La explicación según el Reglamento

    La pregunta es divertida pero fácil de entender siguiendo los pasos. No Regulamento (UE) n.º 1308/2013 em relação às pastas para barrar, é indicado que a palavra "light" ou "light" pode ser utilizada para produtos que tenham um teor de gordura inferior ou igual a 62%, podendo substituir las palabras "tres cuartos" y "semi" enumerados en el Apéndice II de esa norma.

    mantequilla de grifo

    Por lo tanto, puede entenderse que la denominada mantequilla ligera es comparable a la mantequilla tres cuartos y la semimantequilla (se definen con un contenido mínimo de grasa láctea del 60 % y un máximo del 62 % y un mínimo del 39 % y un máximo del 41%, respectivamente).

    Las mantequillas tradicionales no pueden contener ciertos aditivos, pero las semimantequillas y 3/4 de mantequilla sí. Por tanto, si las mantequillas ligeras cumplen los porcentajes del 60% y 40%, podrán incluir aditivos

    Visto el reglamento y con el fin de contrastar opiniones, rellené el formulario de solicitud de información de Facua para conocer su versión. Al mediodía respondieron por correo electrónico reconociendo que se habían equivocado. También me confirmaron por teléfono.

    tengo varias dudas

    1- ¿Cómo es posible que antes de lanzar este comunicado y hacer estas acusaciones? Facua no contactó con la empresa afectada? Quizá si les hubiera hablado, amablemente les habrían explicado que estaban cumpliendo con la ley y Facua se habría ahorrado ese bochorno.

    2- ¿Cómo es posible que antes de lanzar este comunicado y hacer estas acusaciones Facua no ha comprobado si existen otras marcas que también incluyan aditivos? La mantequilla light de Arias o Mercadona también las incluye. Dijo que señalara con el dedo acusador, acusemos a todos, ¿no? ¿Por qué unos sí y otros no? ¿No se te ocurrió mirar lo que otros podrían usar?

    3- ¿Cómo es posible que después de haber atornillado hasta el fondo el martes, hasta el viernes por la tarde, FACUA no realiza rectificaciones ni disculpas por ello.? Ante acusaciones tan graves y en el mundo en que vivimos, ¿no es posible agilizar los mecanismos para disculparse? En el mismo momento en que Central Lechera Asturiana publicaba ayer su tuit, qué elegante y coherente en su misión de proteger a los ciudadanos hubiera sido rectificar y disculparse.

    Con FACUA llueve sobre mojado

    Recordemos el gran disparate cuando alarmaron a medio país con los efectos secundarios del Dalsy, denunciando que no cumplían con las reglas del prospecto. Unos días después el Ministerio de Salud tuvo que salir con una nota informativa para cambiar el plan porque el prospecto era perfectamente legal y había que tomar unas 8 latas de Dalsy para tener los efectos secundarios.

    De aquí Hago un pedido de prudencia a las asociaciones de consumidores para no alarmar innecesariamente a la población y generar desconfianza en nuestros sistemas de control. Proteger a los consumidores TAMBIÉN no es alarmarlos imprudentemente.

    No creo que a nadie le guste ser acusado injustamente de cometer fraude con el consiguiente daño a nuestra imagen. Seamos responsables. Los derechos de los consumidores son importantes, pero también lo son los de las empresas.

    Artículos Relacionados

    Deja una respuesta

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

    Subir

    Utilizamos cookies para asegurar que damos la mejor experiencia al usuario en nuestra web. Si sigues utilizando este sitio asumiremos que estás de acuerdo. Más Información