¿Cuál es el mejor jamón de york del supermercado?

Cual es el mejor jamon de york del supermercado

Elegir el mejor jamón York no es tarea fácil. Para empezar, porque el "jamón de York" no existe. Ayer en el directo del "frío" con el Club de Malasmadres vimos que es un tema que preocupa y en este post damos diez claves y una última recomendación para intentar poner en orden el tema del charcuteiro...

» En este artículo aprenderás:

Índice

    1. El mejor jamón de York no existe.

    No quiero decir que sea un producto más o menos saludable (de eso hablaremos más adelante). El mejor jamón de York no existe porque La denominación "Jamón de York" no existe en el BOE como categoría oficial. El Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación lo explica aquí. La palabra "york" aparece en algunos envases a modo de publicidad, pero no implica que el producto deba cumplir ningún requisito. En lo que respecta al jamón, las categorías oficiales son: “jamón/paleta cocida extra”, “jamón/paleta cocida” y “charcutería de…”.

    2. El mejor jamón cocido es el de la categoría extra.

    El jamón/paleta extra cocido es de primera calidad. No contiene almidones ni proteínas añadidas para ligar el agua y la cantidad de azúcar presente es la más baja (menos del 1,5%). El porcentaje de carne está entre el 80-90% aunque hay honrosas excepciones con más del 90% de jamón. Todos estos requisitos están recogidos en el BOE.

    3. El Jamón/Paleta sin el apellido "extra" es el segundo en orden de calidad.

    Tampoco contiene almidones, pero contiene proteínas añadidas para retener el agua y el azúcar puede estar presente hasta en un 2%. El porcentaje de carne suele bajar al 70%. Es decir, comes menos carne. Este jamón no tiene el apellido extra, se le suele llamar «extra jugoso». En el punto 6 vemos la "trampa para osos".

    4. Los fiambres son la categoría con "menos chicha" y más agua y aditivos.

    Cuando leemos la etiqueta "frío" mi consejo es dejarlo en la estantería. En esta categoría se permite añadir almidones y el porcentaje de carne ronda el 50%. Sí, has leído bien: mitad carne y mitad agua y aditivos. Como tiene poca carne... tiene poco sabor a carne y se suelen añadir numerosos aditivos a los embutidos para obtener mejores características organolépticas. Es decir, para que la textura parezca jamón y sepa jamón... aunque sea sólo un 50% jamón. Es habitual añadir aditivos potenciadores del sabor, como el glutamato monosódico.

    Esta categoría "le gusta mucho" por dos motivos: 1. Es delicioso (a quién le gusta, claro) y 2. Es más económico. En cuanto al sabor, debemos saber que es un sabor artificial y en relación al precio… en realidad no es tan barato si piensas que en vez de carne estás pagando un porcentaje considerable de agua.

    5. Pavo, pollo o pechuga de pollo.

    Esta categoría no permite la inclusión de almidón, aunque el porcentaje de azúcar añadido y proteína es el más alto (3% y 2%, respectivamente). Muchos piensan que la pechuga de pavo es mejor que el jamón “porque tiene menos grasa”. En este caso, lo importante es fijarse en el etiquetado y comprobar qué porcentaje de pavo tiene el producto. Independientemente del porcentaje de grasa, se debe evaluar la calidad del producto en su conjunto, ya que hay “carne de pechuga de pavo fría”, de peor calidad que un jamón cocido extra.

    6. La declaración "extra jugoso" es una trampa para osos

    La declaración "extra jugoso" a menudo aparece en la etiqueta del jamón cocido que no está en la categoría "extra". Es una forma sibilina de poner la palabra "extra" en una categoría inferior a "extra" y que no puede llamarse "extra". El hecho de que sea "extra jugoso" no significa que sea de mejor calidad o que tenga mejor carne... es simplemente que ha sido procesado para retener más agua y tener una textura agradable. Conclusión: elijamos EXTRA y no EXTRAJUGOS.

    7. "York": el reclamo que confunde al consumidor.

    Como ya hemos mencionado, el nombre jamón york no existe. Los productores de jamón cocido de calidad, categoría extra, indican en sus envases 'categoría extra' y no jamón york. En principio, mi consejo es que desconfíes de los productos de este tipo que vemos con el apellido “york” y mires la lista de ingredientes. Lo habitual es que el porcentaje de carne ronde el 50%.

    8. 'carne separada mecánicamente' significa carne de baja calidad.

    En algunos de estos productos, como la carne picada, aparece en la lista de ingredientes la mención “carne separada mecánicamente”. Esto significa que la carne que se une al hueso se utiliza cuando se realiza la separación inicialmente. Esta carne, aunque de menor calidad, sigue siendo aprovechable y se separa del hueso mediante un sistema de presión, transformando el producto final en una pasta. Farmagemma lo explica muy bien aquí.

    9. ¿Jamón loncheado o en blister?

    También está en el imaginario colectivo que el jamón loncheado que nos corta el carnicero en este momento sea de primera calidad. Y no tiene por qué ser así. Entre la gran variedad de jamones que suele tener un carnicero, habrá algunos que no sean de categoría extra o incluso que sean fríos. Y dentro de los jamones de categoría extra que tiene el carnicero, habrá unos con un 85% de jamón y otros con un 93%.

    No podemos pensar que todo lo que tiene el carnicero, por “cortado que sea”, sea de la mejor calidad. No olvidemos que las carnicerías también preparan otros productos de baja calidad nutricional como picadas o mortadela. ¿La solución? Como con los quesos de leche cruda... hay que preguntarle al carnicero que categoría de jamón nos va a servir.

    10. ¿Cuánto jamón cocido es saludable comer a la semana?

    Esta es una de las preguntas que mucha gente se hizo en el directo sobre el "jamón de york" que hicimos ayer y que os dejo al final del post. La Escuela de Salud Pública de Harvard indica que se debe EVITAR el consumo de carne procesada. Sí, evitar. No te limites ni consumas puntualmente: EVITATE A TI MISMO. Tienes en el siguiente enlace los motivos de esta recomendación, así como la explicación del comunicado de la OMS sobre el vínculo entre la carne procesada y el cáncer.

    Por ello no es posible hacer la recomendación que parece que todo el mundo quiere oír»no está mal darle al niño dos bocadillos de jamón a la semana«. Las recomendaciones basadas en la evidencia más actual indican que debe evitarse. Ni una vez, ni dos veces. Como es cierto que "el jamón york está en todas partes" (pizzas, rellenos, etc.) mi consejo es no comprarlo en casa y limitar su consumo a situaciones puntuales cuando el mundo lo ponga en nuestro camino (recordando que ningún alimento es obligatorio). ).

    Bueno... pero SEGUIRÉ TOMANDO «YORK JAM», ¿cuál me compro?

    Para los jamón de los amantes de york y consumidores impenitentes de embutidos, la recomendación es clara: elegir siempre el jamón cocido de la categoría extra y, dentro de la categoría extra, el que tenga mayor porcentaje de jamón. Echando un vistazo al supermercado no tendrás problemas para encontrar una o dos marcas decentes. Olvídate de los gigantescos reclamos del tipo “sanisísísísimo” o “te cuidamos mucho” -como-la-trucha-al-trucho- y gire el recipiente para leer la letra pequeña. Quitar la lupa no cuesta mucho.

    EL KARAOKE DE JORK HAM

    Y por si a alguien no le quedó claro... mi colega @farmagemma y yo lo vamos a hablar aquí en modo KARAOKE. Sí, karaoke. Y con disfraces incluidos... Te garantizo que son 20 minutos sin desperdicio que nunca olvidarás. Sí, soy yo la que se disfraza de supermujer para explicarte lo del jamón.

    1641922804 654 ¿Cual es el mejor jamon de york del supermercado

    Y si aún quieres más...

    Aquí tenéis el vídeo de YouTube con el directo de una hora que hicimos desde el Club de Malasmadres sobre este tema.

    Artículos Relacionados

    Deja una respuesta

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

    Subir

    Utilizamos cookies para asegurar que damos la mejor experiencia al usuario en nuestra web. Si sigues utilizando este sitio asumiremos que estás de acuerdo. Más Información