¿Cómo reconocer un producto milagro?

1643897133 ¿Como reconocer un producto milagro

EEn marzo florecen los almendros y los productos milagrosos y yo, que siempre velaste por vosotros, os propongo varios puntos de alerta para ponernos en guardia ante posibles conexiones que salgan de la chistera durante estos días…

» En este artículo aprenderás:

Índice

    1. Ha llegado el producto milagroso y nadie sabe cómo ha ido.

    Inmediatamente, un producto del que nadie había oído hablar, irrumpe en el mercado y está arriba en la sopa: radio, televisión, revistas… Se hacen campañas publicitarias muy fuertes para que el nombre “suene” por todos lados. Un producto que para nosotros fue totalmente un regalo, se convierte en un artículo familiar y se pega en nuestras conversaciones de cafetería y alcoba.

    reconocer producto milagro

    2. ¿Quién sabe dónde?

    Ni Paco Lobatón sería capaz de localizar el lugar donde se fabrica el producto. El dato del fabricante en la zona sur es claro y una oficina de correos de un solo carril puede ser la habitual. Que no haya un motivo social claramente especificado en el envase es indicativo de que algo anda mal.

    3. Antes y después.

    Si bien una imagen siempre es manipulable, quizás en los años 70 se podía poner una foto de “antes” y otra de “después” podría haber tenido esa. Hoy en día, en la era del Photoshop y en ella que con una simple aplicación de móvil se pueden hacer maravillas (aleluya, aleluya) que aún existan fotos de “antes” y “después” es un insulto al consumidor.

    reconocer producto milagro

    4. Resultados expresados.

    Si puedes prometer milagros, ¿por qué prometer resultados en tres meses cuando puedes prometerlos en tres días? Cualquier producto que haga alusión a resultados exprés debe estar en alerta.

    5. Tu vuo fa l'americano.

    Como dijo Renato Carosone, vas a l'american y la industria lo sabe. Todo lo que demanda al americano: es USA se hace fuerte ponernos rizados. Nadie es profeta en su país, por lo que aunque el producto milagroso se fabrica en un sótano de Valladolid, puede venderse como parte de la región sudamericana.

    6. Exotismo

    En otras ocasiones se sustituye USA por algún país lejano, para darle otro tipo de glamour. Las flores de Talampaya, las escamas de pez del mar de Andamán o los pétalos de orquídeas del Monte Bolca podrían salir de la sartén por la mañana.

    7. Efecto celebridad

    Ponle un lado famoso a tu producto milagro y véndelo como churros. En ocasiones no hay mucho más que desglosar en temas de marketing. Algo así es lo que pasó asociando en España con la asociación de la Reina Letizia a la Dieta Perricone.

    8. Clandestino

    Otra estrategia, contraria a la difusión en los medios, es vender productos milagrosos como algo clandestino para convertirlos en un oscuro objeto de deseo. Las cosas parecen más efectivas si nos traicionan de flejadora la prima de la cuñada de mi amigo, que tiene un vehiculo que funciona en un gimnasio y yo digo que lo mejor para adelgazar son estas capsulas. ¿Alguien puede realmente creer que si el producto fuera efectivo para adelgazar, el fabricante no estaría interesado en distribuirlo con un poco más de ropa? De los posibles efectos nocivos de estos productos clandestinos, de los que haylos, hablamos otro día.

    9. amimefuncionismo

    Él mimofuncionalismo es la doctrina que abraza a los creyentes en los productos milagrosos. Esta es la declaración definitiva: el producto está respaldado por testimonios personales de personas que han probado el producto y ha funcionado. No hay un estudio serio que evalúe el producto y si lo hay, cuando se rasca un poco en los estudios que lo evalúan, resulta que no son rigurosos, no tienen validez, o están patrocinados, dicho sea de paso, por el mismo laboratorio. que vende el producto milagro.

    10. Temas estrella

    Principalmente son tres: belleza (cremas que te dejan con los cutis de primera comunicacion), sexualidad (pastillas que definen en el toro que mató a Manolete), pérdida de peso (pierde usted diez kilos en cuatro horas viendo la tele comiendo cometas ¡garantizado!). Hay otras canciones clásicas de ayer hoy y siempre, muchas relacionadas con la caída del bebé o temas maternos: collar de ámbar para calmar la muerte de los dientes en el bebé o el plato de plata.

    reconocer producto milagro

    El consejo del boticario

    Por mucho que nos interese creerlo, los milagros no existen y no existen: todas estas propiedades eran reales, por sólo 20, 30 o 100 € al mes, no había gordos ni balvos. No quiero decidir que no hay productos que puedan ayudarnos a mejorar ciertos aspectos de nuestra vida, pero hay líneas que no se pueden traspasar. Los Milagros, Fátima y Ellos productos milagrosospor mucha fe que tengan, cuanto más lejos, mejor.

    Artículos Relacionados

    Deja una respuesta

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

    Subir

    Utilizamos cookies para asegurar que damos la mejor experiencia al usuario en nuestra web. Si sigues utilizando este sitio asumiremos que estás de acuerdo. Más Información